Que Dios te pille confesado...

Mariano Rajoy debe tener la colleja más apetitosa del país, en vista del número de ellas que le están cayendo. Medio partido parece obsesionado en demostrar al mundo todas las formas posibles de hacer que tu jefe quede en ridículo, con una especial predilección por el suicidio político creativo en todas sus formas.

El de ayer, sin embargo, es de los que realmente duelen. Nada de políticos pasados de rosca diciendo adiós para el alivio de casi todos (Acebes y Zaplana), esta vez es una de las niñas bonitas de los guardianes de la fe de la derecha verdadera, María San Gil. La mismísima Esperanza no ha tardado en echar auténticos camiones de sal a la herida, con el colegio papel radiofónico clamando traición a España desde las azoteas.

Con todo este espectáculo de ruido y furia de estos días, la verdad me extraña que Rajoy no haya enviado a todo el mundo a la..., puesto a otro moderado en su poltrona, y emigrado a Galicia a escribir sus memorias. A este paso, de hecho, no me extrañaría que hiciera eso, estilo González-Almunia en el 96.

El problema, claro está, es que eso no es cerrar una crisis; es alargarla... y eso es lo que Aguirre quiere a estas alturas. El sector liberal-españolazo del PP cree (con razón) que una guerra de desgaste le favorece, y que el congreso no es necesariamente su última oportunidad. Cada vez que meten el dedo en el ojo a Mariano, su valoración en las encuestas de resiente. No tienen que ganar ahora mismo; les basta hacer que su líder sea un juguete roto. Mientras Aguirre tenga barones regionales y notables de partido dispuestos a sacrificarse por la causa (y con el PP fuera del gobierno, hay mucho famosillo sin nada que perder), a Rajoy le van a dar de tortas.

La verdad, empiezo a creer que lo único que puede salvar a Rajoy y los moderados a estas alturas es pedir abiertamente un congreso competitivo. Pedir que Aguirre y los suyos salgan de la cueva y se la jueguen, y que sea lo que Dios quiera. Una guerra de desgaste es insostenible para el partido en general, y Rajoy en particular. En un partido tan opaco como el PP, es más fácil hacer ruido como opositor que demostrar fortaleza como líder, así que como antes deje las cosas claras sobre la fuerza real de cada uno, mejor.

En la foto superior, María San Gil y Mariano Rajoy.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

El PP de Palencia anda igual que su hermano mayor, logico por otra parte ya que todo se pega menos la hermosura.

Se ve que en el PP no quieren una actitud de cambio ni de dialogo. Mª San Gil es verdad que arrastra votos, pero en el país vasco...Rajoy se estáquedando mássolo que la una y como pronostico maria antonia iglesias, se le van a comer con patatas.

ernesto51 dijo...

Lo bueno es qué, mientras se pelean entre ellos nos dejan un poco tranquilos. Al menos aquí en Madrid, la marquesa Espe ha parado de vender ambulatorios, colegios públicos, asistencia de cuidados paliativos... ya veremos cuando retome el negocio.
Saludos

Cydonia dijo...

He puesto una referencia a tu blog Ernesto.
Como bien dices, ya veremos que es lo que pasa después del congreso del PP. Vuestro futuro dependerá del resultado del mismo. Como gane Espe, apaga y vámonos. Si gana Rajoy...pues será un poco incierto el futuro. Ahí estará Gallardón.Saludos Ernesto.